América Latina en Movimiento

Jhonny Hendrix
Miércoles, 25 Abril 2012 19:53

Chocó, un pedazo de Colombia en el LAFF

Por: Noticias
Christian Schramm, Pablo Eppelin, Alba Sueiro

El largometraje Chocó, del colombiano Jhonny Hendrix Hinestroza, se presenta en la octava edición del Latin American Film Festival (LAFF), que tiene lugar del 18 al 27 de abril en la ciudad de Utrecht.

El film narra la vida de una joven madre de dos niños, que vive en una cabaña de madera a las afueras de un pueblito colombiano. Con un trabajo mal pagado en una mina de oro y un marido que gasta el poco dinero en beber, llegar a fin de mes es todo un arte para la protagonista.

En el momento en que pierde su empleo y descubre que su marido ha despilfarrado los últimos ahorros, todas sus esperanzas se convierten en desesperación.

Jhonny Hendrix nos recibe en el propio festival. Noticias estuvo con él comentando el proceso de creación de la película, así como la evolución del cine colombiano en los últimos tiempos.

¿Qué cambios ha experimentado el cine colombiano en los últimos diez años?

El cine colombiano ha mejorado un doscientos por ciento. Obviamente estamos en un proceso de aprendizaje todavía, pero muchas de las cosas que se han hecho, han influido para que el cine colombiano llegue hasta donde está llegando ahora. Con dos películas en el festival de cine de Cannes. Varias presentaciones en un sin número de festivales, Berlín, Sundance... Los últimos diez años creo que han calado más de diez películas en estos festivales. Y creo que ha sido la Ley de Cine que tenemos. El apoyo de entidades como Pro-Imágenes o la Dirección de Cinematografía del Ministerio de Cultura han estimulado un proceso de crecimiento en el cine colombiano.

La temática también ha cambiado, no se habla solo de narcotráfico o la guerra civil.

La temática del cine colombiano ha tomado nuevos enfoques. Yo creo que el cine es una forma de exorcizar demonios. Los demonios que tenemos y que vivimos a diario. En el cine colombiano en un principio se trató el problema del narcotráfico, dado que era lo que vieron nuestros jóvenes directores en este momento. A día de hoy las nuevas tendencias, un nuevo cine y nuevas miradas nos han llevado a tomar la iniciativa de mirar hacia otros lados. De mirar a nuevos personajes, nuevas personalidades y que nuestros protagonistas sean personas más de carne y hueso. Personajes comunes y corrientes. Y creo que esto nos ha llevado a hacer una cinematografía distinta a la que estábamos acostumbrados.

Que el Ministerio de Cultura colombiano financie películas, ¿impide que estas sean críticas?

Por fortuna ninguna de las temáticas tiene que ver con la premiación (de las películas) o la financiación del Ministerio. Afortunadamente este está siendo bien transparente, invitando a jurados internacionales para que seleccionen los proyectos que van a ser premiados y los cuales van a apoyar en financiación. Soy testigo porque he ganado varios de estos premios. Se ha podido hacer películas que dicen muchas cosas que en Colombia no se quieren decir.

¿Qué opinas sobre el foco que ha puesto el LAFF sobre Colombia?

Creo que el focus que tenemos de Colombia en este festival es bastante interesante y muy importante para nosotros. Uno, porque están seleccionadas las películas más representativas de nuestro país en los últimos tres años. Dos, porque nos abre una ventana importante en Holanda, ya que algunas de nuestras películas no llegan a este país. Y tal como he visto en la presentación de mi película, muchos colombianos pueden venir y ver nuestro cine, las cosas que estamos diciendo, todas las denuncias que estamos haciendo a partir de nuestras imágenes, las cuales ellos no han podido ver desde Colombia.

¿Qué te inspiró para hacer Chocó?

Yo soy oriundo de Chocó y volver a esta tierra y ver la problemática del machismo con la mujer, la problemática minera, la problemática del desplazamiento de muchas personas, obviamente te tiene que doler. Y con ese dolor lo que salio fue la histora de una mujer que sufre maltrato en el hogar y de una u otra forma también sufre maltrato minero. Y también está subyugada econonómicamente, dado que es la única forma de comprar el desayuno, la comida y de apoyar a sus hijos. De ahí surge la idea. Pero todo nace por una torta. Por la sencilla razón de que muchos niños allí no conocen el sabor de un pastel y me pareció que eso podía ser muy tierno para colocarlo en una película y verlo.

La película tiene muchos elementos documentales, háblanos un poco de ella.

La forma que elegí de hacer la película es que la mayoría de sus actores son actores naturales. Y la única manera de hacer que se viera verosímil era trabajar con ellos en un mecanismo de juego. Muchas de las acciones eran un juego de pregunta respuesta que no necesariamente se convierte en una escena actuada literalmente. Sí, están actuando, pero como no saben qué se les va a preguntar, sus respuestas son lo más transparente y sencillas posible. En ningún momento se ve una super actuación pero tampoco se ven mediocres en sus respuestas, porque es muy natural. Eso es lo que yo estaba buscando en el proceso de la película.

¿Cómo fue la relación con los actores?

Con la mayoría de las personas con las que trabajé, tuvimos un proceso de cuatro meses para hablar y conocernos. Eso acrecentó el guión de la película y lo hizo más verosímil. Todo este proceso alimentó a la actriz protagónica y me dio la base de cómo filmar una película sin que fuera tan evidente que ellos no habían actuado nunca y sin ser tan evidente que puede ser un documental. El proceso de pregunta respuesta me permitió hacer un montaje muy interesante, sincero y que logra decir lo que necesitábamos decir.

Al finalizar la entrevista, Hendirx se despide de los lectores invitándoles a venir al festival, porque "es un festival lleno de muchas películas y sentimiento latino. Con todo el calor humano de Latinoamerica para ustedes".

 

Reageer